PÓRTICO II

Serán ceniza en tus manos cuando en ellas las aprietes, los montes y la soberbia, que los corona las sienes. Este ardor, cuya premura al carbón morir hiciera, el brillo a la veta usura y arrebata, loca fiera, al madero su cordura. Polvo queda de Vulcano, Ave Fénix que insensata retoma vuelos mundanos que al brotar de la fogata serán ceniza en tus manos. Áspero rezo, devota llama donde se consume leña de raíces remotas que audaz consistencia asume. Si el viento la hoguera azota, como irrefrenable ariete, los rescoldos disemina, mas a tus yemas no inquietes: morir verás las … Continúa leyendo PÓRTICO II

PÓRTICO I

Con ánimo que grillos aligera y obstáculos rebasa, como signo constante de un espíritu benigno, el reo en su calabozo persevera. Ensancha sus tobillos y asevera destruir cualquier cerrojo que maligno le impida desplazarse como digno varón que en presidio no desespera. La carga del oprobio disminuye; el hierro, que oxidado se constriñe, al sabio en el castigo fortalece. La libre voluntad no se destruye: degrada sus cadenas y destiñe la celda, donde habita y prevalece. © 2015 Continúa leyendo PÓRTICO I

SONETO

Huraña y marginal discurre el alma mía y va en pos de lo bello, sin furia ni quebranto; es su solo desdén portento y cortesía que ahuyenta lo banal, la impotencia, el espanto. Hace mi voluntad con franca alevosía su diáfana encomienda de inigualable encanto; sucede en libertad, con roja demasía, un torrente de amor y venas entre tanto. Dicta el deseo su propia abolición; pronto a lo surgido con liviandad trasiego en hoguera vivaz, gallarda combustión que retorna sin mancha del reposo de fuego donde su potestad trasciende en emoción que abrasa lo querido, para apartarse luego. © 2015 Continúa leyendo SONETO

EL BANQUETE

i Con espléndida sal, la cáscara y la miga conservan incorrupta su evangélica hazaña, parábola dorada que libre de fatiga amasa su corona frente a la ruin Guadaña. Como un pan consagrado que de verdad os diga el triunfo de su grano contra cualquier cizaña, el secreto divino yace sobre la Espiga y cunde, floreciendo desde la tierna entraña. Levadura, manjar del pobre, se fermenta en porciones fecundas y próspera se asienta en canastas de mimbre, cómplices del prodigio. Migajón esponjoso que noble se degusta, célebre comunión de consistencia adusta que destruye del hambre su funesto vestigio. ii Es la … Continúa leyendo EL BANQUETE

NÍSPEROS

i La cesta dulce engalana al tiempo: vientre fecundo, hoy partícipe segundo de la púbera y liviana esencia que sobria mana del primaveral abril, mes clamoroso y gentil, cuyo cándido deleite resbala, nupcial aceite, en gotas de amor sutil. ii Graciosa y rubia morada suscita mieles y encanta con su pulpa la garganta, de espeso jugo colmada; la boca dejar saciada espera con su intención, néctar de comba poción; óvalo deseo que adhiere peculiar sabor y quiere del gusto su aprobación. iii En la lúbrica floresta collar magnífico pende y al arrancarse sorprende con su meliflua propuesta, espeso antojo que … Continúa leyendo NÍSPEROS

OFICIOS

II Tábanos fieros al lomo fustigan en el manso simular del establo; dicho corcel laceran y castigan, y al indomable relincho lo instigan. Se ha deshecho del dogal y en venablo alarde al dolo y presidio renuncia: bestia de ronco piafar y chispeante herradura, al viento veloz anuncia un cabalgar argento que tramonta con intrépido brío las bajas ciénagas y, ufano, el estero vasto remonta. Bridón tempestuoso de gloria llana, pura sangre conforma su denuedo; la brida no detiene la potencia estentórea que arriba a la solana, equino trigueño cuya violencia trisca del pastizal su ulular quedo. Sortear los obstáculos … Continúa leyendo OFICIOS

COSMOGONÍA

Contraído en la cúpula universal el iris de cóncava magnitud irradia una lírica infinitud que surca el pináculo, transversal. Cierne, pitagórica y sideral, su pupila de esférica virtud, cuyo profético ritmo de laúd resuena con haces de linfa astral. Esplende en la cuenca su introspección, inmanente oráculo de estelar asombro y mayúsculo esclarecer. De las Pléyades, la resurrección en sus éxtasis vino a revelar y al azul misterio desvanecer. © 2015 Continúa leyendo COSMOGONÍA

SANTUARIO

Trinos que ofician la tónica pura del santuario, metáfora sencilla; la armoniosa y ecuménica ternura esparcen leve de orilla en orilla. Ave de franca y marmórea textura, ágil su prédica se erige y brilla, y es filigrana excelsa su envoltura: majestuoso templo en humilde villa. Despojada de lujos y exotismo a sus naves infunde un catecismo donde la pródiga verdad se asoma a través de sus ligeros vitrales, caleidoscopios rítmicos y afables que refractan su lienzo de paloma. © 2015 Continúa leyendo SANTUARIO

EXTRAVÍO

Un negro colmillo desgarra la atmósfera, triza un aullido las pisadas anónimas. Las esquinas han quedado impunes, huérfanas, un hilo de sangre derrapa sobre el pavimento: ¿tantas víctimas se fraguan en un solo rapto? Nadie responde. Las ventanas se cierran al mismo tiempo como una pesada conjetura.   Alguien ha hurtado su aliento, borra de un tajo los dedos de quien acusa: síncope que marcha brutal como un espasmo. Una multitud de cuerpos se disipa, pólvora hecha añicos después de la rabia, esquirlas del verdugo culpable.   Los baldíos aguardan al traidor, dilatan sus interrogantes cual féretros.   Una cómplice … Continúa leyendo EXTRAVÍO

ESTUARIO

Sin el vacío la pluma posterga su caída, cede su peso ante el derrumbe; pero ¿yo? Lanzo un puño de lodo, mazo del vértigo y sus trampas, y hago sonar los negros círculos del abismo como grilletes inevitables que aguardan el asalto.   Cuando el chopo hunde sus venas en el pantano, emergen los secretos prófugos de la memoria, cuyas sogas empapan mis lánguidos talones, los agrietan y hunden en una pútrida balsa: espuma de lo infame, rabia de la mano ejecutora.   Al evaporarse las luciérnagas sobre el fango como reflejo de luna, supero de las huellas su espacio, … Continúa leyendo ESTUARIO